Flor de calabacín.

Que sensación al llegar el otro día al huerto, abrir la puerta del pequeño invernadero, y contemplé que los calabacines estaban empezando a florecer, casi me caigo de culo de la impresión, ya sabéis que es mi primera experiencia en un huerto y la sensación de satisfacción es indescriptible, cada día que voy me sorprendo de como se desarrolla todo, sin prisa pero sin pausa, mucha agua, un poco de mimo y esto es lo que aparece.

image

image

image

Como no, también una foto de este cielo, casi siempre con nubes.

image

Y mi transporte, Frankie, así llamo a mi bici hecha de partes de bicis, que me transporta fielmente hasta el huerto.

image

Vecinos de parcela. Kolonilott grannar.

Bueno vecinos, lo que se dice vecinos no son… se pasean cada tarde entre las 18:00 y las 20:00 por un prado que hay enfrente y están a lo suyo, a rumiar y los peques a retozar y a mamar, es una imagen peculiar que me gusta ver porque me recuerda a Asturias. Siempre me ha gustado Asturias, y, casualidad, Suecia, salvando las distancias, se parece a Asturias. Así que, estos días, entre palada y palada, me entretengo mirando a las vacas y a los terneros.

 

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

 

Y mientras tanto el huerto va cambiando de aspecto, así estaba ayer. Preparando la tierra para plantar.

Imagen

 

Y así estaba hoy, hemos plantado pepinos (gurka) a la derecha, y preparando la zona de la izquierda para espinacas (spenat) y zanahorias (morötter) y en el invernadero, lo arreglé un poco ayer, Mia ha plantado berenjena ( aubergine) y calabacín (zuccini).

Imagen

 

Mola esto de trabajar la tierra, os iré enseñando los progresos.