Paseo a la orilla del lago helado.

Después de casi un par de meses sin dar un garbeo por la orilla del Mälaren, cosa que he hechado de menos, el viernes después de ir al súper salí de casa con ganas de respirar aire fresco y escuchar el silencio cuando el agua de la superficie del lago se ha congelado. Empecé el paseo en la estación de cercanías de Kallhäll, en el exteriordede la estación para ser exactos. Abrieron la nueva estación a finales de agosto del año pasado jueves yo con el puente nuevo sobre las vías. El caso es que me gustan este tipo de estructuras, de diseño bastante vanguardista en el exterior y sencillo y práctico, minimalista incluso, del interior. Los puentes siempre me han gustado. Unir dos barrios, dos pueblos, dos ciudades, dos países… es una idea que siempre me ha gustado. 

En el caso del puente de la estación facilita el acceso a la misma y las zonas residenciales que existen a ambos lados de las vías. Un par de fotos de estructuras humanas fueron suficientes para satisfacer mi inquietud arquitectónica. Ahora tocaba enfilar para el lago. No sabía si estaría completa o parcialmente helado, así que mientras caminaba disfrutando del silencio, que algunos días de invierno es casi total, iban apareciendo imágenes en mi cabeza de cómo me gustaría encontrar el paisaje.

Como siempre lo que imagino y lo que al final es no se parecen mucho. Y como casi siempre lo que encontré fue mejor de lo imaginado. 

Un paisaje minimalista, sencillo, sobrio. 

Y otro de árboles sedientos que inclinaron sus troncos hacia el lago en verano para saciar la sed y calmar el calor y que se olvidaron de volver a erguirse. Tal cual estaban fueron atrapados por el hielo. 

Esas son mis dos fotos favoritas de las que hice el viernes.

Comenzamos el paseo en el exterior de la estación.

Un poco de bosque de camino al lago.

El lago estaba completamente helado y el paisaje me gustó tanto que mientras lo contemplaba apenas noté el frío en mis dedos y mejillas. 

No podía faltar una en blanco y negro.

Y de nuevo la estación desde otro punto de vista, de vuelta a casa.

Colores de invierno.

Hoy he salido a dar un paseo, hacía bastante frío pero como había salido el sol he decidido salir a contemplar otros colores que no sean el blanco de la nieve y el gris de las nubes, me gusta esa gama de grises que predomina en invierno, pero se agradece un poco de color de cuando en cuando.

Otro paseo fotográfico y de nuevo fotografía panorámica, es un estilo que me inspira y que me gusta utilizar en mis fotos. El resultado es una mezcla entre cómic y fotograma de cine que me gusta mucho.
Generalmente uso el blanco y negro, la ausencia de color me obliga a fijar mi vista en los detalles y para mi es un desafío que acepto con gusto. Pero hoy al volver del paseo y comprobar de un vistazo las fotos, he decidido que el color permanecería. El sol estaba bajo en el horizonte y proyectaba una luz increíblemente naranja. Ese naranja mezclado con el azul frío de las sombras me ha cautivado. Por eso la mayoría de las imágenes de hoy son en color, aunque he encontrado un par de vistas que he imaginado en blanco y negro. 

Eso es algo que me pasa últimamente, a base de hacer fotos en blanco y negro y con formato panorámico me resulta sencillo imaginar de antemano  como quedarán. No siempre funciona pero me resulta gratificante el esfuezo de obligarme a ver en blanco y negro además de en formato panorámico.

Volviendo al día de hoy, decir que mis dedos son los que han sufrido el frío. Nada grave, solo que cuando uno está concentrado en lo que hace no nota esos inconvenientes. Después de tomar un par de cientos de imágenes no me ha quedado más remedio que meer las manos en los bolsillos y esperar a que volvieran a su temperatura de funcionamiento. Una vez calientes he seguido fotografiando otro rato.

Algo que me gusta mucho es imaginarme historias mientras observó una escena antes de fotografíar. A base de leer mucha novela negra, siempre me imagino algún crimen o misterio o algo similar. El poder evocador de la imagen.

A continuación las fotos que he tomado hoy, espero que os gusten los colores de invierno.

Hoy solo dos en blanco y negro.

Exposición en ” Näverbergs coffe corner”

Desde el pasado viernes hay una exposición con algún de mis fotos en un Café de Kallhäll, el pueblo donde vivo, hablé con los dueños y me dijeron que estaban interesados en exponer obras de artistas locales en la pared de su local.

Artistas, que bien suena y que bien me sentí al escucharla, muchas personas, sobre todo familia y amigos, me lo habían dicho antes -Edu eres un  artista- y no es que no hiciera caso o no le diera importancia cuando lo oía, es que cuando veo mis fotos colgadas en la pared de un local, como ahora o como cuando expuse algunas fotos en la biblioteca, me parece que la palabra artista suena como más oficial.

Me encanta sentarme a tomar un café y escuchar cuando alguien habla de mis fotos sin saber que yo, el autor, está allí. Me gusta escuchar la opinión para bien o para mal y aprender lo que a la gente le gusta o quiere.

Esta vez he colgado seis fotos todas relacionadas con el Mälaren, muy cerca de casa y por cuya orilla suelo pasear, a veces me paro a hacer fotos, a veces me paro a contemplar el paisaje. En ambas ocasiones lo que hago me relaja y hace que me evada de las preocupaciones cotidianas. Me gustaría que mis fotos trasmitieran eso mismo a quien las ve.

Ya para terminar quiero daros las gracias a todos y cada uno de vosotros, familia y amigos, por cada vez que habéis dicho eso de -Edu, eres un artista- porque aunque no os lo haya dicho antes, vuestras palabras siempre me han animado a seguir haciendo fotos y a mejorar, e incluso a ser un artista.

image

                                             Tomando un café junto a las fotos.

image

                                             Las dos fotos que faltan.

Mälaren ljusen.

El título hace referencia a una nueva sección en mi página web
( http://www.edudiazfotografi.com/malaren-lights ) mälaren ljusen=mälaren lights=las luces del Mälaren. Durante los últimos meses he paseado por la orilla del lago Mälaren y las puestas de sol han sido fantásticas, también he podido capturar los momentos posteriores a la puesta de sol. Aunque he tenido que esperar porque ha estado mayormente nublado o, en ocasiones, el cielo se ha nublado justo antes de ponerse el sol. En alguna ocasión había pensado en marcharme antes de hacer las fotos, bien porque me pareció que el cielo era aburrido bien porque empezaba a congelarme esperando el momento oportuno para tomar la imagen. He aprendido mucho haciendo estas fotos, sobre todo acerca de tener paciencia y saber esperar el momento oportuno y también a no dar nada por hecho cuando estoy fuera, aquí se aplican las leyes de la naturaleza y cambian caprichosamente de un momento a otro. Yo he sacado mi conclusión, la espera y la perseverancia tienen su recompensa.

Espero que os gusten las fotos.