Galletas de jengibre. Pepparkakor.

Como cada año por estas fechas hoy hemos preparado galletas de jengibre. Durante un par de horas hemos preparado unas galletas que, además, están riquísimas. Pero sobre todo hemos pasado un buen rato en familia. Mia, Sofía y yo nos hemos divertido trabajando a la vez que bromeando y eso es lo importante. Sofía y yo con las galletas, bajo la supervisión de Mia y ella haciendo las fotos tan chulas que veréis a continuación.

Hemos comprado la masa ya preparada con lo cual hacer las galletas es muy sencillo. Necesitamos un rodillo y un poco de harina para que la masa no se pegue ni a la mesa donde trabajamos ni al rodillo. Después de estirar la masa, 2-3 mm vale, elegimos los moldes para dar forma a las galletas. Además de los clásicas, hombre, mujer, luna, caballo, cerdo, triskel, caballo, estrella, corazón… este año teniamos dos nuevos. Una  campana, que eligió Mia, y un dinosaurio que elegí yo.

Ha continuación la secuencia de fotos con el proceso. Espero que os guste.

image

Una vez estirada la masa cortamos galletas con los moldes, aquí Sofía y yo concentrados en la tarea.

image

image

image

image

image

Tiene su ciencia lo de cortar la masa, los recortes se vuelven a amasar y estirar, aquí no se tira nada.

image

image

Con mucho cuidado para que no se rompan, colocamos las galletas en una bandeja de horno. Éste estará previamente calentado a 200°C.

image

El dinosaurio.

image

Y aquí un paisaje con árbol y luna queja aparecido sin querer al colocar estas dos galletas de esta forma y no de otra.

image

“Buen trabajo” o como dicen por aquí “Bra jobbat”

image

Después de hornear las galletas 6 minutos, las dejamos enfriar. Hay que tener cuidado al cogerlas de la bandeja del horno porque cuando están calientes siguen blanditas y pueden romperse.

image

image

Una vez frías podemos comenzar con la decoración. Para ello utilizamos “kristyr” una mezcla de azúcar, clara de huevo y vinagre de  licor (espirituoso) de patata. Introducimos la mezcla en una manga pastelera y a decorar.

image

image

Las primeras me han quedado un poco así, nos las vamos a comer igualmente. Luego le he pillado el truco y han salido mejor.

image

image

image

A veces hay que echar una mano, o un dedo, para que la galleta no se mueva y así sea más fácil decorarla. Aquí Sofía escribiendo mi nombre en un de los corazones.

image

image

Y así con todas. Mola.

image

A punto de acabar y es cuando le he cogido el tranquillo a la manga pastelera…

image

Después de decorar las galletas nos ha sobrado bastante “kristyr” y como dicen y hacen nuestras madres aquí se aprovecha todo y no se tira nada. Teníamos (porque ya nos los hemos comido) unos bollos que prepararon ayer Mia y Sofía mientras yo estaba en el curro y que se llaman “lussebullar” que son unos bollos de azafrán con pasas. En la imagen uno en forma alargada que preparó Sofía y que ella misma decora con el azúcar. Extra dulce.

image

Y como seguía sobrando pues hemos preparado diferentes formas de azúcar. Bueno y también lo hemos probado un poco.

image

Bueno, un poco bastante.

image

Y este es el resultado. Un montón de galletas que durarán varios días. Aunque no sé yo porque ya las hemos probado y están muy ricas.

Hemos pasado un rato en familia muy divertido, trabajando juntos, riendo juntos, disfrutando de este rato juntos.

Al mal tiempo, buena cara. O como pasar un buen rato cocinando galletas de jengibre (Pepparkakor).

Aunque no está haciendo mucho frío, algo raro a estas alturas del año, y a pesar de que no vamos a tener una “blanca Navidad”, no ha nevado en las dos ultimas semanas y se espera un día de Nochebuena y Navidad soleado y con máximas de 8° C, que anochezca a las tres de la tarde es un hecho importante para entender la sociedad sueca y su gusto, casi por obligación, de permanecer en casa muchas horas durante el invierno, para poder llevarlo bien se necesita luz artificial buena parte del día en invierno y ahí juegan un papel muy importante las luces navideñas, por aquí en prácticamente todas las ventanas se coloca algún tipo de adorno, y el mas popular es un candelabro de madera con cinco o siete luces (en estos tiempos bombillas eléctricas), estrellas y ristras de luces de colores, todavía no he visto ningún Santa Claus colgado de un alfeizar ( tan populares en Madrid).

Estos son los que ponemos por casa.

image

image

Muchas gracias por las postales familia.

Bueno, a lo que iba, que me pongo a escribir y pierdo el hilo. Ayer Sofia y yo estábamos algo aburridos en casa y a eso de las dos de la tarde empezamos a preparar las galletas mas típicas de Navidad en Suecia.

Lo primero la masa, la compramos preparada en un paquete.

image

Después de lavarnos las manos, colocamos un mantel plástico en la mesa, para no ensuciar la madera, espolvoreamos un poco de harina y ponemos otro poco en el rodillo para que no se nos quede pegada la masa, cogemos un trozo y la estiramos hasta tener una superficie de unos 2mm de espesor, a continuación cortamos formas con unos moldes, esta vez me decidí por uno con forma de ángel y Sofia por uno de, cabras? Mini alces? Podéis decidir a que animal pertenece la silueta cuando lo veáis.

Precalentamos el horno a 175°C, mientras coge temperatura despegamos las formas con mucho cuidado de no romperlas y las colocamos sobre papel de horno en una bandeja, las cocemos durante 6 minutos y ya está. Con el sobrante de la masa usamos de nuevo el rodillo y preparamos más formas, con 500gr nos dio para unas 80 galletas, los moldes eran medianos y pequeños.

Escuchando villancicos suecos mientras la casa se llenaba de un olor dulzón cocimos todas las galletas, las dejamos enfriar y comenzamos la decoración, usamos dos tubos de azúcar de colores, blanco y rosa, para añadir nuestro toque artístico, es una tarea en la que se puede echar a volar la imaginación y aplicar todo nuestro arte.

Después de un par de horas este es el resultado.

image

image

image

image

A veces irremediablemente alguna galleta se rompe o se tuerce al colocarla en la bandeja, o las dos cosas a la vez, nosotros no las desechamos, no somos una fábrica, todas las galletas son diferentes como consecuencia de nuestra forma de trabajar artesana y eso le da un toque único.

image

image

Esta ultima foto es la que os comenté que no sé muy bien que silueta de animal es, podéis decidirlo o inventaos un nombre nuevo.

Como reza el paquete de la masa “Baka pepparkakor med familj & vänner”, “Hornear galletas de jenjibre con la familia y amigos”.

Feliz Navidad!

Primera nevada en Kallhäll.

Esta mañana ha comenzado a nevar en Kallhäll, todavía no es una nevada muy intensa pero se espera tormenta de nieve para esta madrugada y mañana. Me gusta ver nevar, me gustan los paisajes nevados y este año voy a tener nieve para dar y tomar.

image

image

También me gusta estar en casa, calentito, al abrigo de la tormenta y es cuando tenemos mucho tiempo para, por ejemplo, hornear galletas de jengibre (pepparkakor). Muy típico de estas fechas y muy divertido porque participamos todos decorando las galletas, me gusta esta manera de fomentar el tiempo en familia, haciendo cosas juntos, imprimiendo cada uno su toque artístico a esto de decorar galletas, y es que es todo un arte, yo todavía estoy empezando pero con el tiempo seguro que cada vez me quedan mejor.

Este año he hecho un monográfico de galletas con forma de árbol de Navidad. Arte efímero que se disfruta con la vista pero sobre todo con el paladar.

image

Pero no sólo arboles de Navidad, también corazones y estrellas y gatos y caballos, la imaginación al poder.

image

Si queréis pasar un rato divertido dedicarle un rato a la cocina con la familia o amigos, agradeceréis estos ratillos durante y después.