Más pan.

Pan. Sencillo y rico. En cualquiera de sus versiones me gusta, a saber, pan sólo, pan con chocolate, pan con tomate y aceite, bocata, sandwich, empanada, pizza, calzone… Y mi favorita, de la tierra de mis antepasados, Asturias, pan de hogaza y, por supuesto, el bollo preñao.

El pasado domingo inspirado por un programa de cocina sueco, hay multitud de programas de cocina aquí, preparé una especie de empanada-bocata-pizza, no me acuerdo del nombre, que en la tele tenía muy buena pinta.

Mezclamos los ingredientes, harina, agua, levadura y una pizca de sal, y dejamos reposar hasta que la masa engorde, lo de siempre. A continuación y usando el rodillo formamos una lamina cuadrada de alrededor de medio centímetro, untamos con salsa de tomate, colocamos fiambre, en este caso pavo, y acabamos con queso.

image

image

Una vez terminado con mucho cuidado enrollamos la masa.

image

Antes de colocar en el horno, le damos forma de trenza, pintamos con huevo, para que al añadir las semillas, de sésamo esta vez, se queden en la superficie de la masa y además cuando se halla cocido queda la corteza mas suave.

image

Esta vez, por ser la primera, fui poco cuidadoso al darle forma y la masa se abrió un poco, para la próxima lo tendré en cuenta.

Mientras se cocía hice lo mismo con masa que me había sobrado, esta vez en vez de forma de trenza lo corté en forma de rollitos de pizza como podéis ver a continuación.

image

Pintamos con huevo y al horno, en los rollitos no puse semillas.

Al acabar la cocción este fue el resultado.

image

Como os comenté anteriormente un pelín de brusquedad al crear la trenza provocó que se abriera y se saliera un poco del relleno, solo afectó al aspecto visual porque de sabor estaba muy buena.

image

image

image

Quizás le falte un poco de relleno. Tuve que optar por hacer los rollitos de pizza porque esta vez puse un exceso de relleno y no podía hacer una trenza, estos tienen mejor pinta y al tener más relleno están mas sabrosos.

image

image

Como nos gusta hacer fotos además de comer, Mia y yo nos hicimos unos retratos con el resultado de nuestro trabajo. Las siguientes fotos prueban que disfrutamos de lo que hacemos, aunque yo prefiero cocinar antes que posar.

image

image

image

Ante todo mucho humor, hay que pasarlo bien mientras se trabaja.

Mucho calor.

Llevamos un par de semanas con una ola de calor que parece que remite hoy, lleva lloviendo todo el día, y es extraño que por aquí a estas alturas del verano haga tanto calor, lo de la lluvia es mas habitual, como además hay mucha humedad en el ambiente se hace difícil salir de casa en las horas centrales del día y es por eso que me he dedicado a amasar pan, que no es bueno para aplacar el calor pero está muy rico, y a hacer fotos de bodegones.

Espero que os gusten las fotos, el pan ya os digo yo que estaba muy rico, ya me contaréis.

image

image

Pan. Bröd. Bread.

A mí me gusta el pan.

Guardo en mi memoria, como un tesoro, el recuerdo de mi madre amasando pan en Asturias, en una pequeña caseta donde estaba el horno, recuerdo el olor a pan recién hecho y el sabor de una buena rebanada de hogaza con mantequilla hecha en casa, nada que se le parezca ahora.

Recuerdo las hogazas que nos enviaba la tía Elenita en aquellos paquetes con otros manjares como chorizos, morcillas (las mejores que comí nunca y que, desafortunadamente, ya únicamente existen en mi memoria) huevos frescos, etc. Pero yo siempre esperaba y deseaba ver la hogaza y probar un poco de ese pan que duraba dos semanas sin ponerse duro y que sabía a gloria desde el primer al último bocado.

En un intento de reeditar esas sensaciones este fin de semana he preparado pan en casa, nada tiene que ver esta experiencia con las que guardo en mi memoria con tanto agrado, pero el hecho de mezclar los ingredientes, de amasar, de esperar a que la masa repose, en fin todo ese proceso que lleva bastante tiempo, trae a mi memoria imágenes de mi niñez y me hacen feliz.

El resultado, aun siendo bueno, está a años luz del que guardo en mi memoria. Pero el solo hecho de preparar pan en casa me alegra el día, además de comer un pan mas sano y rico que el elaborado de forma industrial paso un rato entretenido y ajeno a todo.

Cocinar, solo o en compañía, y compartirlo con la familia y los amigos, una de las mejores sensaciones de la vida.

Y, finalmente, unas imágenes del pan casero que preparé ayer.

image

image

image

Haciendo panecillos.

Pues sí, ayer me animé e hice mis primeros panecillos, no voy a decir que me resultara fácil pero con la ayuda técnica de Mia los panecillos no me quedaron mal del todo. Harina de centeno, agua, aceite, un poco de miel, levadura, un rato en el horno y mucho amor. Os dejo alguna foto de mi experiencia.

Así empieza todo amasando, pero con ayuda es mucho mas fácil.

image

image

Aunque también me pillaron con las manos en la masa.

image

Después de dejar reposar la masa, empezamos a darle forma. Esta vez unos cuantos panecillos.

image

image

Dejamos reposar otro rato y antes de meter en el horno pintamos con huevo, yo he añadido semillas de calabaza.

image

Después de hornear esta es el aspecto de los panecillos.

image

image

Esta mañana he tomado uno para desayunar, que rico sabe lo que hace uno mismo.

El pan de Mia. Mias bröd.

Hoy Mia ha hecho pan en casa, yo no tengo ni idea por eso me he dedicado a mirar y a tomar fotografías para aprender todo lo visto y, más adelante, poder hacerlo yo. Es tan grato ver como se mezcla la harina, la levadura, el agua… Y luego como toda la casa huele a pan recién horneado, una delicia, es cierto que tarda un rato largo en prepararse, pero, sin duda, merece la pena.

Os relato, paso a paso,el proceso de elaboración del pan según lo hace Mia.

Estos son los ingredientes utilizados: harina de centeno (rågsikt), aceite de oliva (olivolja), sal (salt), miel (honung), semillas de sésamo (sesamfrö), levadura (jäst) y agua (vatten).

Imagen

Desmenuzamos la levadura en un bol.

Imagen

En un cazo calentamos agua (5 dl) y aceite (1/2dl), añadimos dos cucharadas soperas de miel.

Imagen

Calentamos a 37 grados centigrados aproximadamente, Mia tiene su propio termómetro.

Imagen

A continuación disolvemos la levadura con un poco del líquido del cazo, y posteriormente añadimos el resto.

ImagenImagen

Empezamos añadiendo la harina (12 dl) poco a poco y a amasarla, a máquina en este caso.

ImagenImagenImagen

Cuando está bien amasada se deja reposar 30 minutos cubierta por un paño.

ImagenImagen

Removemos con un cucharón de madera para sacar el aire que se ha formado.

Imagen

Ponemos un poco de harina sobre la mesa, para evitar que la masa se nos quede pegada en los dedos y en la mesa, amasamos otro poco para acabar de sacar todo el aire de la masa y empezamos a dar forma al tipo de pan que queremos conseguir, en este caso tres barritas y algunos bollos.

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Dejamos reposar otros 30 minutos volviendo a cubrir con un paño.

ImagenImagen

Antes de meter al horno (pre-calentado a 225 grados C) pintamos la masa con huevo (ägg) para que la corteza quede más blanda y para que las semillas de sésamo, que añadiremos a continuación, queden en su sitio durante la cocción.

ImagenImagenImagenImagen

Después de 15-20 minutos en el horno ya tenemos el pan cocido. Sólo hay que esperar a que se enfríe un poco para degustar esta delicia casera.

Imagen

Yo he probado uno de los bollos con queso y estaba buenísimo.

ImagenImagen

Animaos y haced pan en casa, que al que compramos le ponen muchas cosas malas.