Paseo a la orilla del lago helado.

Después de casi un par de meses sin dar un garbeo por la orilla del Mälaren, cosa que he hechado de menos, el viernes después de ir al súper salí de casa con ganas de respirar aire fresco y escuchar el silencio cuando el agua de la superficie del lago se ha congelado. Empecé el paseo en la estación de cercanías de Kallhäll, en el exteriordede la estación para ser exactos. Abrieron la nueva estación a finales de agosto del año pasado jueves yo con el puente nuevo sobre las vías. El caso es que me gustan este tipo de estructuras, de diseño bastante vanguardista en el exterior y sencillo y práctico, minimalista incluso, del interior. Los puentes siempre me han gustado. Unir dos barrios, dos pueblos, dos ciudades, dos países… es una idea que siempre me ha gustado. 

En el caso del puente de la estación facilita el acceso a la misma y las zonas residenciales que existen a ambos lados de las vías. Un par de fotos de estructuras humanas fueron suficientes para satisfacer mi inquietud arquitectónica. Ahora tocaba enfilar para el lago. No sabía si estaría completa o parcialmente helado, así que mientras caminaba disfrutando del silencio, que algunos días de invierno es casi total, iban apareciendo imágenes en mi cabeza de cómo me gustaría encontrar el paisaje.

Como siempre lo que imagino y lo que al final es no se parecen mucho. Y como casi siempre lo que encontré fue mejor de lo imaginado. 

Un paisaje minimalista, sencillo, sobrio. 

Y otro de árboles sedientos que inclinaron sus troncos hacia el lago en verano para saciar la sed y calmar el calor y que se olvidaron de volver a erguirse. Tal cual estaban fueron atrapados por el hielo. 

Esas son mis dos fotos favoritas de las que hice el viernes.

Comenzamos el paseo en el exterior de la estación.

Un poco de bosque de camino al lago.

El lago estaba completamente helado y el paisaje me gustó tanto que mientras lo contemplaba apenas noté el frío en mis dedos y mejillas. 

No podía faltar una en blanco y negro.

Y de nuevo la estación desde otro punto de vista, de vuelta a casa.

Anuncios

Grandes almacenes vs. Paseo al atardecer

Hola a todos!

Hacía bastante tiempo que no escribía en el blog. Si bien es cierto que últimamente (hace muchos meses ya) he trabajado bastante y con horarios un tanto complicados y sin que sirva de excusa (aunque lo sea) he de decir que no me ha dado mucho tiempo a hacer una de las cosas que más me gusta: pasear y hacer fotos. A partir de ahora, con un nuevo trabajo y un mejor horario, fotografiaré más a menudo e intentaré mantener el blog algo más actualizado.
Y una vez hechas las aclaraciones vamos al grano. El otro día me tocó asistir a una reunión de trabajo del nuevo trabajo. Cómo tenía un rato antes de la hora prevista pude dar un paseo por uno de los escenarios urbanos que más me ha llamado la atención al contemplarlo desde la ventana del tren. El otro día pude satisfacer mi curiosidad y hacer algunas fotos de este monstruo (no por lo feo sino por lo grande) de cemento. Un centro comercial que no he visitado por dentro, me agobia un poco estar rodeado de mucha gente, pero que siempre me ha llamado la atención por lo que significa en cuanto a esa particular forma de ocio haciendo compras. A mi ese tipo de ocio me estresa mucho así que me dedico a hacer fotos desde fuera, midiendo la distancia. Busco diferentes puntos de vista y juego con los elementos que rodean a la estructura principal. Sigo usando imágenes panorámicas (integradas por varias imágenes y “juntadas” posteriormente con un programa de edición). El resultado son escenas urbanas con mi forma de mirar.

A los pocos días de mi experiencia urbana, volví a pasear por la zona donde vivo. Ahora anochece a eso de las tres de la tarde con lo cual es muy sencillo fotografiar la puesta de sol y volver a casa a tiempo para cenar en familia. Aquí experimento lo contrario. Calma, silencio, tranquilidad. Aquí me encuentro a mi mismo. Aqui tengo “Peace of mind”. Y me gusta mucho esa sensación aunque hacía tiempo que no la experimentaba. Ahora en invierno está casi todo en silencio, que gozada!

Aquí los colores son reales. Ya sé que no es lo mismo que la pantalla de nosecuántaspulgadas y sus millones de colores, color verdadero, realidad enlatada… De la fachada del centro comercial. Pero a mi me gustan más los colores naturales, sin edulcorar y sin retocar. A la naturaleza no le hacen falta retoques.

Lo mejor de todo es que cada uno puede elegir los colores que más le gusten. Y, a pesar de haber disfrutado haciendo las dos sesiones de fotos, yo he elegido los míos.

Paseos fotográficos.

Como ya sabréis a mí me gusta pasear. Aunque llevo unos meses sin escribir en el blog sigo paseando. Otra cosa es fotografiar, el trabajo que tengo me deja poco tiempo para mí actividad favorita junto a pasear.

En invierno aunque nieve o haga frío paseo por el bosque cerca de casa, en una de las ocasiones había mucha nieve y un silencio entre sepulcral y acogedor que me gusta sentir en la piel al igual que el frío, el frío que me hace sentir vivo y refresca mis ideas. Hace varios meses que todas mis fotos son panorámicas. Fotografía panorámica, en eso estoy muy interesado, consiste en tomar varias fotografías de una escena y después unirlas para conformar una imagen más grande. De esos paseos salieron estas fotos.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Aunque el blanco y negro es mi preferido, de vez en cuando no viene mal un poco de color.

image

image

De vez en cuando también fotografío lugares del pueblo donde vivo que me parecen interesantes, como la antigua zona industrial o el puerto deportivo.

image

image

image

Y hablando del trabajo, una vez al mes acudo a la oficina para dejar los informes de mi actividad durante el mes y después aprovecho para dar un paseo cámara en ristre. Estocolmo es uno de los lugares donde paro un ratillo y doy un paseo y fotografío. En esta ocasión con el lago helado tomé estas imágenes.

image

image

image

image

image

No está mal un poco de color de cuando en cuando.

image

image

El jueves pasado, de camino de vuelta de la oficina, bajé del metro en la estación “Skogskyrkogården”,  había oído hablar de este cementerio al sur de la provincia de Estocolmo y decidí echar un vistazo. Debo admitir que me sorprendió muy gratamente el paseo, es un cementerio diferente las tumbas están situadas en un bosque rodeadas por cientos de árboles. Un lugar perfecto para meditar y recordar a los que ya no están. Yo no tengo a ningún familiar enterrado aquí, pero durante el paseo me acordé de los que abandonaron este mundo pero que siguen vivos en mi recuerdo y en mi corazón.

Para que os hagáis una idea en el cementerio hay unas 100.000 tumbas en una extensión de 100Ha. Hay diferentes capillas repartidas por el recinto y es patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Tengo pensado regresar de nuevo en primavera, seguro que la visita merece la pena.

Muy cerca de la entrada del recinto está la colina de los olmos (Almhöjden). La escalera lleva hasta el bosque de la meditación (Meditationslunden).

image

image

La entrada a una de las capillas.

image

Y el cementerio.

image

image

Exposición en ” Näverbergs coffe corner”

Desde el pasado viernes hay una exposición con algún de mis fotos en un Café de Kallhäll, el pueblo donde vivo, hablé con los dueños y me dijeron que estaban interesados en exponer obras de artistas locales en la pared de su local.

Artistas, que bien suena y que bien me sentí al escucharla, muchas personas, sobre todo familia y amigos, me lo habían dicho antes -Edu eres un  artista- y no es que no hiciera caso o no le diera importancia cuando lo oía, es que cuando veo mis fotos colgadas en la pared de un local, como ahora o como cuando expuse algunas fotos en la biblioteca, me parece que la palabra artista suena como más oficial.

Me encanta sentarme a tomar un café y escuchar cuando alguien habla de mis fotos sin saber que yo, el autor, está allí. Me gusta escuchar la opinión para bien o para mal y aprender lo que a la gente le gusta o quiere.

Esta vez he colgado seis fotos todas relacionadas con el Mälaren, muy cerca de casa y por cuya orilla suelo pasear, a veces me paro a hacer fotos, a veces me paro a contemplar el paisaje. En ambas ocasiones lo que hago me relaja y hace que me evada de las preocupaciones cotidianas. Me gustaría que mis fotos trasmitieran eso mismo a quien las ve.

Ya para terminar quiero daros las gracias a todos y cada uno de vosotros, familia y amigos, por cada vez que habéis dicho eso de -Edu, eres un artista- porque aunque no os lo haya dicho antes, vuestras palabras siempre me han animado a seguir haciendo fotos y a mejorar, e incluso a ser un artista.

image

                                             Tomando un café junto a las fotos.

image

                                             Las dos fotos que faltan.

Mälaren ljusen.

El título hace referencia a una nueva sección en mi página web
( http://www.edudiazfotografi.com/malaren-lights ) mälaren ljusen=mälaren lights=las luces del Mälaren. Durante los últimos meses he paseado por la orilla del lago Mälaren y las puestas de sol han sido fantásticas, también he podido capturar los momentos posteriores a la puesta de sol. Aunque he tenido que esperar porque ha estado mayormente nublado o, en ocasiones, el cielo se ha nublado justo antes de ponerse el sol. En alguna ocasión había pensado en marcharme antes de hacer las fotos, bien porque me pareció que el cielo era aburrido bien porque empezaba a congelarme esperando el momento oportuno para tomar la imagen. He aprendido mucho haciendo estas fotos, sobre todo acerca de tener paciencia y saber esperar el momento oportuno y también a no dar nada por hecho cuando estoy fuera, aquí se aplican las leyes de la naturaleza y cambian caprichosamente de un momento a otro. Yo he sacado mi conclusión, la espera y la perseverancia tienen su recompensa.

Espero que os gusten las fotos.

Pic nic.

Tenemos la suerte de vivir a 10 minutos del lago Mälaren, pasear por su orilla es muy relajante y en primavera y verano (el resto del año está congelado) cuando la temperatura acompaña, los lugareños incluso se bañan, yo, lo intentaré este año, apetece darse un garbeo y almorzar de barbacoa, aquí te venden unas barbacoas de un solo uso que pesan muy poco y puedes llevar a todas partes.

Así que como el domingo pasado hizo buen día nos animamos a dar un paseo, buscar un sitio a la orilla del lago y preparar nuestra comida, unas hamburguesas caseras que nos quedaron muy ricas.

Lo pasamos muy bien y aquí está la prueba.

image

image

image

image

image

Además de las hamburguesas, de postre preparamos unos “marshmallows” (unas nubes de toda la vida) en la barbacoa, básicamente azúcar derretido, muy rico y, sobre todo, energético.

image

Mientras los preparábamos Mia y yo probamos alguno.

image

Cada uno atendiendo a los suyos.

image

image

Alguien se apunta a unos marshmallows gigantes?

image

Estaban tan buenos que me comí hasta el palo!

image

Y después a bajar la comida bailando un poco.

También hay alguna foto en color.

image

image

image

image

Pero últimamente me gusta mas el blanco y negro.

image

Lago helado.

Cerca de casa tenemos el lago Mälaren, un lago enorme que conecta un montón de poblaciones, en verano está lleno de barcas y veleros y en invierno, aún estando congelado, la gente también lo disfruta, patinando, paseando (todavía no lo hemos hecho este año porque la capa de hielo es aun muy fina, pero estoy deseando caminar sobre el lago a pesar de que me da un poco de miedo eso de caminar sobre un lago helado) pescando a través de un agujero practicado en el hielo, en cuanto sea posible os contaré mi experiencia, pero eso no quita para pasear por la orilla del lago y hacer algunas fotos, no se oye ni se ve el oleaje claro, pero yo sé que esa inmensa masa de agua está ahí, bajo una capa de fino hielo, durante el tiempo que estuve haciendo fotos me llevé un buen susto al oír un ruido, mezcla entre crujido y quejido, estaba en el borde del lago y al oírlo me sobresalté tanto que perdí un poco el equilibrio y casi meto la pata en el agua, en el hielo mejor dicho, Mia empezó a reírse viendo mi reacción, ella está acostumbrada e identificó el sonido rápidamente, luego me explicaría que es el hielo el que hace esos ruidos, no sé como explicarlo pero es algo que no había oído antes, luego de un rato ya no me sobresaltaban los ruidos pero me seguían llamando la atención, en una de las ocasiones el sonido se propagó, por la capa de hielo me imagino, durante varios segundos, algo diferente y que nunca olvidaré.

A pesar de todo logré hacer algunas fotos del hielo cantarín, estas son.

image

image

image

image

image

Aquí las podéis ver con mayor resolución:

500 px.com/edudiazacero

Saludos.