Paseo a la orilla del lago helado.

Después de casi un par de meses sin dar un garbeo por la orilla del Mälaren, cosa que he hechado de menos, el viernes después de ir al súper salí de casa con ganas de respirar aire fresco y escuchar el silencio cuando el agua de la superficie del lago se ha congelado. Empecé el paseo en la estación de cercanías de Kallhäll, en el exteriordede la estación para ser exactos. Abrieron la nueva estación a finales de agosto del año pasado jueves yo con el puente nuevo sobre las vías. El caso es que me gustan este tipo de estructuras, de diseño bastante vanguardista en el exterior y sencillo y práctico, minimalista incluso, del interior. Los puentes siempre me han gustado. Unir dos barrios, dos pueblos, dos ciudades, dos países… es una idea que siempre me ha gustado. 

En el caso del puente de la estación facilita el acceso a la misma y las zonas residenciales que existen a ambos lados de las vías. Un par de fotos de estructuras humanas fueron suficientes para satisfacer mi inquietud arquitectónica. Ahora tocaba enfilar para el lago. No sabía si estaría completa o parcialmente helado, así que mientras caminaba disfrutando del silencio, que algunos días de invierno es casi total, iban apareciendo imágenes en mi cabeza de cómo me gustaría encontrar el paisaje.

Como siempre lo que imagino y lo que al final es no se parecen mucho. Y como casi siempre lo que encontré fue mejor de lo imaginado. 

Un paisaje minimalista, sencillo, sobrio. 

Y otro de árboles sedientos que inclinaron sus troncos hacia el lago en verano para saciar la sed y calmar el calor y que se olvidaron de volver a erguirse. Tal cual estaban fueron atrapados por el hielo. 

Esas son mis dos fotos favoritas de las que hice el viernes.

Comenzamos el paseo en el exterior de la estación.

Un poco de bosque de camino al lago.

El lago estaba completamente helado y el paisaje me gustó tanto que mientras lo contemplaba apenas noté el frío en mis dedos y mejillas. 

No podía faltar una en blanco y negro.

Y de nuevo la estación desde otro punto de vista, de vuelta a casa.

Anuncios

Colores de invierno.

Hoy he salido a dar un paseo, hacía bastante frío pero como había salido el sol he decidido salir a contemplar otros colores que no sean el blanco de la nieve y el gris de las nubes, me gusta esa gama de grises que predomina en invierno, pero se agradece un poco de color de cuando en cuando.

Otro paseo fotográfico y de nuevo fotografía panorámica, es un estilo que me inspira y que me gusta utilizar en mis fotos. El resultado es una mezcla entre cómic y fotograma de cine que me gusta mucho.
Generalmente uso el blanco y negro, la ausencia de color me obliga a fijar mi vista en los detalles y para mi es un desafío que acepto con gusto. Pero hoy al volver del paseo y comprobar de un vistazo las fotos, he decidido que el color permanecería. El sol estaba bajo en el horizonte y proyectaba una luz increíblemente naranja. Ese naranja mezclado con el azul frío de las sombras me ha cautivado. Por eso la mayoría de las imágenes de hoy son en color, aunque he encontrado un par de vistas que he imaginado en blanco y negro. 

Eso es algo que me pasa últimamente, a base de hacer fotos en blanco y negro y con formato panorámico me resulta sencillo imaginar de antemano  como quedarán. No siempre funciona pero me resulta gratificante el esfuezo de obligarme a ver en blanco y negro además de en formato panorámico.

Volviendo al día de hoy, decir que mis dedos son los que han sufrido el frío. Nada grave, solo que cuando uno está concentrado en lo que hace no nota esos inconvenientes. Después de tomar un par de cientos de imágenes no me ha quedado más remedio que meer las manos en los bolsillos y esperar a que volvieran a su temperatura de funcionamiento. Una vez calientes he seguido fotografiando otro rato.

Algo que me gusta mucho es imaginarme historias mientras observó una escena antes de fotografíar. A base de leer mucha novela negra, siempre me imagino algún crimen o misterio o algo similar. El poder evocador de la imagen.

A continuación las fotos que he tomado hoy, espero que os gusten los colores de invierno.

Hoy solo dos en blanco y negro.

Lago helado.

Cerca de casa tenemos el lago Mälaren, un lago enorme que conecta un montón de poblaciones, en verano está lleno de barcas y veleros y en invierno, aún estando congelado, la gente también lo disfruta, patinando, paseando (todavía no lo hemos hecho este año porque la capa de hielo es aun muy fina, pero estoy deseando caminar sobre el lago a pesar de que me da un poco de miedo eso de caminar sobre un lago helado) pescando a través de un agujero practicado en el hielo, en cuanto sea posible os contaré mi experiencia, pero eso no quita para pasear por la orilla del lago y hacer algunas fotos, no se oye ni se ve el oleaje claro, pero yo sé que esa inmensa masa de agua está ahí, bajo una capa de fino hielo, durante el tiempo que estuve haciendo fotos me llevé un buen susto al oír un ruido, mezcla entre crujido y quejido, estaba en el borde del lago y al oírlo me sobresalté tanto que perdí un poco el equilibrio y casi meto la pata en el agua, en el hielo mejor dicho, Mia empezó a reírse viendo mi reacción, ella está acostumbrada e identificó el sonido rápidamente, luego me explicaría que es el hielo el que hace esos ruidos, no sé como explicarlo pero es algo que no había oído antes, luego de un rato ya no me sobresaltaban los ruidos pero me seguían llamando la atención, en una de las ocasiones el sonido se propagó, por la capa de hielo me imagino, durante varios segundos, algo diferente y que nunca olvidaré.

A pesar de todo logré hacer algunas fotos del hielo cantarín, estas son.

image

image

image

image

image

Aquí las podéis ver con mayor resolución:

500 px.com/edudiazacero

Saludos.

Un poco de hielo.

A principios de semana nevó un par de días y bajaron bastante las temperaturas dejándonos un bonito paisaje nevado y mucho frío, ayer y hoy han vuelto a subir las temperaturas y ni rastro de nieve.

Uno de esos días de mucho frío dimos un paseo por la orilla del lago Mälaren, muy cerca de casa, había empezado a congelarse la zona mas cercana a la orilla dejando estas imágenes de hielo en las cañas.

Nunca antes había visto este espectáculo de cristales de hielo y me pareció que merecía la pena fotografiarlos.

Os dejo unas cuantas imágenes para que las disfrutéis.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Y los patos tan panchos.

image

Y esta ardilla a lo suyo, y parece que no le importa mucho el frío.

image

Los animales están mucho mejor preparados que yo para el frío, ellos llevan el abrigo incorporado, sin embargo yo tengo que ponerme unas cuantas capas de abrigo.

image