Grandes almacenes vs. Paseo al atardecer

Hola a todos!

Hacía bastante tiempo que no escribía en el blog. Si bien es cierto que últimamente (hace muchos meses ya) he trabajado bastante y con horarios un tanto complicados y sin que sirva de excusa (aunque lo sea) he de decir que no me ha dado mucho tiempo a hacer una de las cosas que más me gusta: pasear y hacer fotos. A partir de ahora, con un nuevo trabajo y un mejor horario, fotografiaré más a menudo e intentaré mantener el blog algo más actualizado.
Y una vez hechas las aclaraciones vamos al grano. El otro día me tocó asistir a una reunión de trabajo del nuevo trabajo. Cómo tenía un rato antes de la hora prevista pude dar un paseo por uno de los escenarios urbanos que más me ha llamado la atención al contemplarlo desde la ventana del tren. El otro día pude satisfacer mi curiosidad y hacer algunas fotos de este monstruo (no por lo feo sino por lo grande) de cemento. Un centro comercial que no he visitado por dentro, me agobia un poco estar rodeado de mucha gente, pero que siempre me ha llamado la atención por lo que significa en cuanto a esa particular forma de ocio haciendo compras. A mi ese tipo de ocio me estresa mucho así que me dedico a hacer fotos desde fuera, midiendo la distancia. Busco diferentes puntos de vista y juego con los elementos que rodean a la estructura principal. Sigo usando imágenes panorámicas (integradas por varias imágenes y “juntadas” posteriormente con un programa de edición). El resultado son escenas urbanas con mi forma de mirar.

A los pocos días de mi experiencia urbana, volví a pasear por la zona donde vivo. Ahora anochece a eso de las tres de la tarde con lo cual es muy sencillo fotografiar la puesta de sol y volver a casa a tiempo para cenar en familia. Aquí experimento lo contrario. Calma, silencio, tranquilidad. Aquí me encuentro a mi mismo. Aqui tengo “Peace of mind”. Y me gusta mucho esa sensación aunque hacía tiempo que no la experimentaba. Ahora en invierno está casi todo en silencio, que gozada!

Aquí los colores son reales. Ya sé que no es lo mismo que la pantalla de nosecuántaspulgadas y sus millones de colores, color verdadero, realidad enlatada… De la fachada del centro comercial. Pero a mi me gustan más los colores naturales, sin edulcorar y sin retocar. A la naturaleza no le hacen falta retoques.

Lo mejor de todo es que cada uno puede elegir los colores que más le gusten. Y, a pesar de haber disfrutado haciendo las dos sesiones de fotos, yo he elegido los míos.

Anuncios

Paseos fotográficos.

Como ya sabréis a mí me gusta pasear. Aunque llevo unos meses sin escribir en el blog sigo paseando. Otra cosa es fotografiar, el trabajo que tengo me deja poco tiempo para mí actividad favorita junto a pasear.

En invierno aunque nieve o haga frío paseo por el bosque cerca de casa, en una de las ocasiones había mucha nieve y un silencio entre sepulcral y acogedor que me gusta sentir en la piel al igual que el frío, el frío que me hace sentir vivo y refresca mis ideas. Hace varios meses que todas mis fotos son panorámicas. Fotografía panorámica, en eso estoy muy interesado, consiste en tomar varias fotografías de una escena y después unirlas para conformar una imagen más grande. De esos paseos salieron estas fotos.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Aunque el blanco y negro es mi preferido, de vez en cuando no viene mal un poco de color.

image

image

De vez en cuando también fotografío lugares del pueblo donde vivo que me parecen interesantes, como la antigua zona industrial o el puerto deportivo.

image

image

image

Y hablando del trabajo, una vez al mes acudo a la oficina para dejar los informes de mi actividad durante el mes y después aprovecho para dar un paseo cámara en ristre. Estocolmo es uno de los lugares donde paro un ratillo y doy un paseo y fotografío. En esta ocasión con el lago helado tomé estas imágenes.

image

image

image

image

image

No está mal un poco de color de cuando en cuando.

image

image

El jueves pasado, de camino de vuelta de la oficina, bajé del metro en la estación “Skogskyrkogården”,  había oído hablar de este cementerio al sur de la provincia de Estocolmo y decidí echar un vistazo. Debo admitir que me sorprendió muy gratamente el paseo, es un cementerio diferente las tumbas están situadas en un bosque rodeadas por cientos de árboles. Un lugar perfecto para meditar y recordar a los que ya no están. Yo no tengo a ningún familiar enterrado aquí, pero durante el paseo me acordé de los que abandonaron este mundo pero que siguen vivos en mi recuerdo y en mi corazón.

Para que os hagáis una idea en el cementerio hay unas 100.000 tumbas en una extensión de 100Ha. Hay diferentes capillas repartidas por el recinto y es patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Tengo pensado regresar de nuevo en primavera, seguro que la visita merece la pena.

Muy cerca de la entrada del recinto está la colina de los olmos (Almhöjden). La escalera lleva hasta el bosque de la meditación (Meditationslunden).

image

image

La entrada a una de las capillas.

image

Y el cementerio.

image

image

La gran ciudad.

He visitado alguna, he vivido en una y ahora vivo cerca de una. De las primeras, por ejemplo Londres o Nueva York,  me gustan porque es imposible conocerlas en su totalidad en una primera visita, se necesitan muchas visitas para descubrir sus rincones. Son tan grandes que uno puede dejarse el presupuesto en transporte público o en calzado si a uno le gusta patearse las calles. El caso es que yo siempre disfruto andando y viendo en vivo lo que he visto en foto o en una película o en la tele muchísimas veces, y sentir ese dejavu, esa sensación de haber estado antes aunque sea la primera vez. Y luego perderse por otras zonas menos televisadas o filmadas pero igual o más interesantes. Y descubrir lo genuino de la ciudad, a veces menos bonito, en términos estéticos, pero mucho más interesante y real. De todas formas a mi lo puramente estético no me llena completamente, mientras que lo cotidiano me interesa y me gusta mucho más.

Vivir en Madrid durante prácticamente toda mi vida me ha hecho querer salir de allí, ser testigo de como ha crecido, en exceso según mi opinión, ha hecho que sea menos habitable pero no menos visitable. Demasiada gente, demasiado ruido, y últimamente demasiada contaminación. El caso es que me gusta visitarla y siento curiosidad por saber como va cambiando. Cuando uno está dentro no se da cuenta, todo cambia progresivamente y uno se acostumbra casi sin notarlo. Visitar Madrid es algo que seguiré haciendo.

Ahora vivo cerca de Estocolmo, es una ciudad mucho más pequeña que las anteriores, no llega al millón de habitantes. A pesar de ello siento el mismo agobio que en ciudades más grandes, en las zonas turísticas y comerciales existe la misma aglomeración.

Hasta ahora había visitado las zonas más turísticas y conocidas. Estocolmo es una ciudad muy bonita. El casco viejo (Gamla Stan) es una maravilla arquitectónica, pero las zonas más modernas y vanguardistas también son fantásticas. A partir de ahora quiero visitar el resto de la ciudad y ver como es de verdad. Con estas primeras fotos panorámicas pretendo mostrar ese otro lado de la ciudad menos conocido pero igual de interesante. Es hora de salir del circuito turístico y perderse por los barrios.

En esta primera entrega he fotografiado zonas de la ciudad que ya conocía desde lugares que no conocía y que ofrecen vistas fantásticas y/o interesantes de la ciudad. En próximas entregas visitaré zonas menos famosas, las que no aparecen en las guías turísticas. Espero que el resultado os guste. Yo disfruté mucho, a pesar de las agujetas de hoy, del paseo de ayer.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Paseo en blanco y negro.

Desde hace un mes aproximadamenten un par de amigos, Mia y yo hemos fundado un grupo de fotografía. Todos tenemos un gran interés por la fotografía y todos llevamos mas o menos tiempo haciendo lo que más nos gusta. Después de un cúmulo de casualidades, siempre que nos hemos visto hemos hablado de fotografía y además nos caemos bien, que nos llevaron a formar el grupo hace un par de semanas realizamos nuestra primera salida, fuimos a dar un paseo por Estocolmo, ese día se celebraba el Año Nuevo Chino, y después de la pequeña celebración fuimos caminando hasta la estación de metro para regresar a casa (todos vivimos en el mismo pueblo). Durante el paseo de vuelta a casa también hicimos fotos, como no. Desafortunadamente Mia todavía no se encuentra con fuerza para acompañarnos, esperemos que pronto pueda.

Hoy quiero enseñaros algunas de las fotos que hice ese día, durante el acto de celebración del Año Nuevo Chino estuve más tiempo viendo que fotografiando, así que no hice muchas fotos, en realidad muy pocas. Esta es una de ellas, mi favorita.

image

Las siguientes imágenes son pedacitos de la ciudad que llamaron mi atención.

image

image

image

image

image

image

image

Como habréis notado, últimamente me gusta mucho el blanco y negro y es que la ausencia de color me permite fijarme más en los detalles. Espero que disfrutéis conmigo del paseo en blanco y negro.

Postales de Estocolmo. Postcards from Stockholm.

Hace un par de semanas di un paseo por Estocolmo, no voy muy a menudo, pero cuando voy siempre llevo la cámara de fotos, siempre que estoy en un lugar nuevo me gusta “perderme” a propósito, no elijo la ruta,simplemente tomo una dirección y empiezo a andar, puede que aparezca en una zona turística o en algún barrio curioso, esta vez me perdí un poco por la zona turística que es como no estar perdido sino rodeado. En estas circunstancias siempre me gusta apartarme un poco de la multitud y mirar el conjunto, el movimiento de grupos de turistas, grandes o pequeños, siempre me recuerda a los bancos de peces en el mar que parece que no van a ninguna parte pero van todos juntos.

Yo no uso los autobuses turísticos, eso de subir y bajar todo el día, que es lo que publicitan, me parece muy cansado, yo prefiero andar, aunque sean tres o cuatro horas y disfrutar del paisaje y pararme en un sitio que me guste el rato que me apetezca y volver atrás y volver a mirar y seguir.

Esto es lo que me llamó la atención durante mi paseo por zonas turísticas de la capital sueca durante mi paseo de la semana pasada.

Lo que no os puedo decir son los nombres de los canales, los puentes, los museos, las estatuas, las calles, las carreteras, el Gran Hotel, los edificios, las iglesias, la zona del parlamento, el cambio de guardia, los palacios…

Disculpadme si no los apunté, para mí no son muy importantes, para mi lo importante es el paseo, la observación y compartir mi visión.

Espero que disfrutéis de mis postales de Estocolmo.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image