Raíces.

La mayoría de mis raíces han crecido en España, allí nací y crecí. Todos mis recuerdos conformar un extenso e intrincado mapa de ya cerca de 47 años. Las raíces más antiguas y, por lo tanto, más profundas, constituyen la base de lo que hoy soy. Me siento afortunado de tener un hermano mayor que como hobby nos fotografiaba cuando Emilio y yo éramos pequeños. Esa fototeca me ayuda a comprender mejor de donde vengo. 

La familia nos empieza a dar forma, nos moldea. Algunas veces encajamos, otras sin embargo rompemos el molde y es ahí donde empezamos a ser nosotros mismos, únicos e inimitables. Ahí es donde comenzamos a echar otro tipo de raíces. Las raíces de las experiencias que continúan conformando nuestro yo y nos ayudan a descubrir algunos de los valores que perdurarán toda la vida. La amistad, la lealtad, la honradez… Algunos cortan esas raíces para crecer otras más rápidamente, las mías permanecen intactas. 

Yo, como otras muchas personas en algún momento de su vida, me autotrasplanté a otro lugar. Al principio no es fácil, la nueva tierra puede ser dura y a nuestras raíces les resulta difícil adaptarse al nuevo entorno. Al cabo de un tiempo y con ayuda de algunos nativos que nos enseñan a manejar el nuevo sustrato, nuestras viejas raíces se van acomodando a la par que las nuevas raíces crecen y se fortalecen. 

Nuevas raíces crecen continuamente pero hay que seguir alimentando a las más viejas para que no se sequen y desaparezcan. Las raíces no se ven, están ocultas dentro de nosotros. Lo que se ve y lo que otros aprecian de nosotros es la muestra de lo bien o mal que cuidamos nuestras raíces. 

Yo sigo manteniendo vivas mis raíces a través de miles de imágenes que conservo en mi propia memoria y en la del disco externo de 1 TB (que uno ya se va haciendo mayor), y que de vez en cuando vuelvo a mirar para seguir mi camino sin olvidar de dónde vengo.

Para mi las raíces más importantes son las que representan a la familia. Las más sólidas son las de mis padres, mis hermanos y sobrinos, mis tías y tíos, mis primas y primos y mis amigos.

Todo lo anterior viene a cuento de unas cuantas imágenes de Asturias (Cangas de Narcea y Corias), Granada (Dúrcal) y Madrid que revivieron esa raíz, la de la familia, profunda y muy importante para mí.

Las he reeditado y ahora las muestro con mucho cariño.

Asturias 2009.

Granada 2010.

Madrid 2010.

Ahora unas cuantas imágenes de mis raíces más recientes, éstas están empezando a consolidarse aquí en Suecia. Aquí me autotrasplanté en 2013 y desde entonces crecen saludables unas cuantas raíces nuevas. Entre ellas, las más importantes para mí, las de la familia. Ahora las de mi propia familia que crecen entrelazándose y compartiéndose con las de mi familia española. Eso sí, las raíces no entienden de fronteras.
Suecia 2017.

Dedico este post a mis hermanos.A Manolo por inspirarme para escribir este post con símiles de raíces, sustratos, tierras y todo eso que el controla y explica tan bien de sus bonsáis. Y a Emilio por ayudarme a mantener mis más importantes raíces frescas. ¡Va por ustedes!

Paseo en blanco y negro.

Desde hace un mes aproximadamenten un par de amigos, Mia y yo hemos fundado un grupo de fotografía. Todos tenemos un gran interés por la fotografía y todos llevamos mas o menos tiempo haciendo lo que más nos gusta. Después de un cúmulo de casualidades, siempre que nos hemos visto hemos hablado de fotografía y además nos caemos bien, que nos llevaron a formar el grupo hace un par de semanas realizamos nuestra primera salida, fuimos a dar un paseo por Estocolmo, ese día se celebraba el Año Nuevo Chino, y después de la pequeña celebración fuimos caminando hasta la estación de metro para regresar a casa (todos vivimos en el mismo pueblo). Durante el paseo de vuelta a casa también hicimos fotos, como no. Desafortunadamente Mia todavía no se encuentra con fuerza para acompañarnos, esperemos que pronto pueda.

Hoy quiero enseñaros algunas de las fotos que hice ese día, durante el acto de celebración del Año Nuevo Chino estuve más tiempo viendo que fotografiando, así que no hice muchas fotos, en realidad muy pocas. Esta es una de ellas, mi favorita.

image

Las siguientes imágenes son pedacitos de la ciudad que llamaron mi atención.

image

image

image

image

image

image

image

Como habréis notado, últimamente me gusta mucho el blanco y negro y es que la ausencia de color me permite fijarme más en los detalles. Espero que disfrutéis conmigo del paseo en blanco y negro.

Paseo fotográfico por Estocolmo.

El viernes pasado no tuvimos clase y Lukasz, un compañero de clase y también un apasionado del mundo de la fotografía (quizás por eso hemos hecho buenas migas), quedamos para ir a Estocolmo y dar un paseo fotográfico. Rodeamos una de las islas que componen la ciudad y paseamos por alguno de sus muelles, muchos embarcaderos de libre acceso hay en la ciudad con todo tipo de embarcaciones, a motor, a vela, casas flotantes, pequeñas lanchas… Un mundo al que no estoy acostumbrado, yo soy de secano, pero muy atractivo y que me hace pensar en un montón de aventuras a bordo de cualquiera de los barcos.

Al editar las fotos seguía rondando en mi cabeza el plan aventurero que había imaginado al hacer las fotos, así que pensé que sería buena idea editarlas en blanco y negro y darles ese toque extra de aventura inspirado en alguna película de la epoca dorada de Hollywood. Cine negro, detectives, misterio y aventura, los géneros que mas me gustaban de pequeño y que disfruté tanto en la pequeña como en la gran pantalla. El resultado me gusta y me lleva a esos lugares que nunca visité mas que con la imaginación, pero que permanecen imborrables en un pedacito de mi cerebro.

Ya me contareis que os parece el resultado.

image

image

image

image

Y estas otras no son de barcos pero estaban en el puerto.

image

image

image