Pic nic.

Tenemos la suerte de vivir a 10 minutos del lago Mälaren, pasear por su orilla es muy relajante y en primavera y verano (el resto del año está congelado) cuando la temperatura acompaña, los lugareños incluso se bañan, yo, lo intentaré este año, apetece darse un garbeo y almorzar de barbacoa, aquí te venden unas barbacoas de un solo uso que pesan muy poco y puedes llevar a todas partes.

Así que como el domingo pasado hizo buen día nos animamos a dar un paseo, buscar un sitio a la orilla del lago y preparar nuestra comida, unas hamburguesas caseras que nos quedaron muy ricas.

Lo pasamos muy bien y aquí está la prueba.

image

image

image

image

image

Además de las hamburguesas, de postre preparamos unos “marshmallows” (unas nubes de toda la vida) en la barbacoa, básicamente azúcar derretido, muy rico y, sobre todo, energético.

image

Mientras los preparábamos Mia y yo probamos alguno.

image

Cada uno atendiendo a los suyos.

image

image

Alguien se apunta a unos marshmallows gigantes?

image

Estaban tan buenos que me comí hasta el palo!

image

Y después a bajar la comida bailando un poco.

También hay alguna foto en color.

image

image

image

image

Pero últimamente me gusta mas el blanco y negro.

image

Anuncios

Barbacoa en el huerto.

El domingo como lucía un sol radiante y unos más que generosos 30 grados C, aprovechamos para ir un rato al huerto a trabajar un poquillo y como el tiempo acompañaba preparamos una barbacoa.

Aquí veis a Mia preparando la mesa para la cena.

ImagenImagen

 

Asamos unos pinchos de salchicha de pavo, pimiento rojo y champiñones, yo a los míos les puse cebolla roja. Y esta es la pinta que tenían mientras se cocinaban.

ImagenImagenImagen

Como olía y como estaba yo salivando impaciente, igual que ahora mientras escribo esta entrada y recuerdo el olor y el sabor.

Una vez cocinados y emplatados los acompañamos de ensalada de patata (patata cocida, cebolla, eneldo, aceitunas y sal).

ImagenImagen

Deliciosa manera de reponer fuerzas después de unas cuantas horas dedicadas al huerto.

 

El huerto va cambiando. Trädgården förändras.

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, lo que empezó siendo un pedazo de tierra sin más ahora va tomando la forma de un huerto de verdad. No es el mejor huerto del mundo, Mia y yo lo sabemos, ella tiene experiencia y conocimiento, yo, de momento, sólo soy bueno con la pala, pero aprendo rápido y estoy impaciente por ver como empiezan a surgir todo lo plantado. Además podemos sentarnos y tomar el fresco en este rinconcito que hemos habilitado, dentro de poco tendremos una barbacoa y las tardes de verano serán deliciosas.

ImagenImagenImagen

 

Hoy, como todos los días, hemos recibido la visita de nuestras vecinas.

ImagenImagen