Colores de invierno.

Hoy he salido a dar un paseo, hacía bastante frío pero como había salido el sol he decidido salir a contemplar otros colores que no sean el blanco de la nieve y el gris de las nubes, me gusta esa gama de grises que predomina en invierno, pero se agradece un poco de color de cuando en cuando.

Otro paseo fotográfico y de nuevo fotografía panorámica, es un estilo que me inspira y que me gusta utilizar en mis fotos. El resultado es una mezcla entre cómic y fotograma de cine que me gusta mucho.
Generalmente uso el blanco y negro, la ausencia de color me obliga a fijar mi vista en los detalles y para mi es un desafío que acepto con gusto. Pero hoy al volver del paseo y comprobar de un vistazo las fotos, he decidido que el color permanecería. El sol estaba bajo en el horizonte y proyectaba una luz increíblemente naranja. Ese naranja mezclado con el azul frío de las sombras me ha cautivado. Por eso la mayoría de las imágenes de hoy son en color, aunque he encontrado un par de vistas que he imaginado en blanco y negro. 

Eso es algo que me pasa últimamente, a base de hacer fotos en blanco y negro y con formato panorámico me resulta sencillo imaginar de antemano  como quedarán. No siempre funciona pero me resulta gratificante el esfuezo de obligarme a ver en blanco y negro además de en formato panorámico.

Volviendo al día de hoy, decir que mis dedos son los que han sufrido el frío. Nada grave, solo que cuando uno está concentrado en lo que hace no nota esos inconvenientes. Después de tomar un par de cientos de imágenes no me ha quedado más remedio que meer las manos en los bolsillos y esperar a que volvieran a su temperatura de funcionamiento. Una vez calientes he seguido fotografiando otro rato.

Algo que me gusta mucho es imaginarme historias mientras observó una escena antes de fotografíar. A base de leer mucha novela negra, siempre me imagino algún crimen o misterio o algo similar. El poder evocador de la imagen.

A continuación las fotos que he tomado hoy, espero que os gusten los colores de invierno.

Hoy solo dos en blanco y negro.

Paseo fotográfico por Estocolmo.

El viernes pasado no tuvimos clase y Lukasz, un compañero de clase y también un apasionado del mundo de la fotografía (quizás por eso hemos hecho buenas migas), quedamos para ir a Estocolmo y dar un paseo fotográfico. Rodeamos una de las islas que componen la ciudad y paseamos por alguno de sus muelles, muchos embarcaderos de libre acceso hay en la ciudad con todo tipo de embarcaciones, a motor, a vela, casas flotantes, pequeñas lanchas… Un mundo al que no estoy acostumbrado, yo soy de secano, pero muy atractivo y que me hace pensar en un montón de aventuras a bordo de cualquiera de los barcos.

Al editar las fotos seguía rondando en mi cabeza el plan aventurero que había imaginado al hacer las fotos, así que pensé que sería buena idea editarlas en blanco y negro y darles ese toque extra de aventura inspirado en alguna película de la epoca dorada de Hollywood. Cine negro, detectives, misterio y aventura, los géneros que mas me gustaban de pequeño y que disfruté tanto en la pequeña como en la gran pantalla. El resultado me gusta y me lleva a esos lugares que nunca visité mas que con la imaginación, pero que permanecen imborrables en un pedacito de mi cerebro.

Ya me contareis que os parece el resultado.

image

image

image

image

Y estas otras no son de barcos pero estaban en el puerto.

image

image

image

El pan de Mia. Mias bröd.

Hoy Mia ha hecho pan en casa, yo no tengo ni idea por eso me he dedicado a mirar y a tomar fotografías para aprender todo lo visto y, más adelante, poder hacerlo yo. Es tan grato ver como se mezcla la harina, la levadura, el agua… Y luego como toda la casa huele a pan recién horneado, una delicia, es cierto que tarda un rato largo en prepararse, pero, sin duda, merece la pena.

Os relato, paso a paso,el proceso de elaboración del pan según lo hace Mia.

Estos son los ingredientes utilizados: harina de centeno (rågsikt), aceite de oliva (olivolja), sal (salt), miel (honung), semillas de sésamo (sesamfrö), levadura (jäst) y agua (vatten).

Imagen

Desmenuzamos la levadura en un bol.

Imagen

En un cazo calentamos agua (5 dl) y aceite (1/2dl), añadimos dos cucharadas soperas de miel.

Imagen

Calentamos a 37 grados centigrados aproximadamente, Mia tiene su propio termómetro.

Imagen

A continuación disolvemos la levadura con un poco del líquido del cazo, y posteriormente añadimos el resto.

ImagenImagen

Empezamos añadiendo la harina (12 dl) poco a poco y a amasarla, a máquina en este caso.

ImagenImagenImagen

Cuando está bien amasada se deja reposar 30 minutos cubierta por un paño.

ImagenImagen

Removemos con un cucharón de madera para sacar el aire que se ha formado.

Imagen

Ponemos un poco de harina sobre la mesa, para evitar que la masa se nos quede pegada en los dedos y en la mesa, amasamos otro poco para acabar de sacar todo el aire de la masa y empezamos a dar forma al tipo de pan que queremos conseguir, en este caso tres barritas y algunos bollos.

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Dejamos reposar otros 30 minutos volviendo a cubrir con un paño.

ImagenImagen

Antes de meter al horno (pre-calentado a 225 grados C) pintamos la masa con huevo (ägg) para que la corteza quede más blanda y para que las semillas de sésamo, que añadiremos a continuación, queden en su sitio durante la cocción.

ImagenImagenImagenImagen

Después de 15-20 minutos en el horno ya tenemos el pan cocido. Sólo hay que esperar a que se enfríe un poco para degustar esta delicia casera.

Imagen

Yo he probado uno de los bollos con queso y estaba buenísimo.

ImagenImagen

Animaos y haced pan en casa, que al que compramos le ponen muchas cosas malas.