La alegría de la huerta.

Alegría (glädje), es la palabra que mejor expresa como nos sentimos ayer al ver los primeros brotes de lo que plantamos hace una semana. Llegar a la huerta y empezar a descubrir brotes aquí y allí mientras exclamábamos “mira, mira”, “otro allí”, “los pepinos”, “espinacas”, “qué era eso?”… Estuve sonriendo durante un buen rato, no me acordaba de lo duro que fue cavar todo el huerto ni de la ampolla que me salió en la palma de la mano ni del sudor, sólo alegría contemplando el fruto de nuestro trabajo. Todavía falta para que podamos recoger algo, pero esta primera visión de como la naturaleza se abre paso a través de la tierra me dejó impresionado.

Imagen

huerto y flores-3

huerto y flores-4

huerto y flores-1

huerto y flores-6

huerto y flores-19

huerto y flores-8

 

Además las flores también están preciosas, ayer tomé algunas fotos.

 

huerto y flores-9

huerto y flores-10

huerto y flores-11

huerto y flores-12

huerto y flores-13

huerto y flores-17

 

Deseando volver al huerto esta tarde y venir como la naturaleza sigue su curso. Besos.

Sembrando.

Sembrando.

Anteayer estuvimos sembrando la última parte de la parcela que nos quedaba libre, yo sembré pepino y espinacas y Mia sembró unas cuantas flores, puso alguna semilla de amapola. Ayer estuvo todo el día lloviendo y no nos acercamos, hoy hace un día estupendo, tenemos 26º C y esta tarde nos acercaremos a regar y a ver como va todo.

En las nubes.

A veces estoy allí, si si, en las nubes, mirando esas formaciones de algodón, como borreguillos pintados en el cielo, viendo como dibujan el inmenso azul con sus formas caprichosas. Las nubes hacen volar mi imaginación, me gusta contemplarlas e inventar historias según van pasando y cambiando su forma, eso es algo que me gusta de las nubes, a veces hay que tener paciencia pues permanecen inalteradas largo rato, otras cuando el viento sopla las historias van cambiando rápidamente y otras veces, cuando el cielo está gris de nubes grises, pocos cuentos se me ocurren.

Nubes grandes, pequeñas, alargadas, de colores cuando se acerca el ocaso, nubes altas, bajas, medias, nubes que parece que pudieras tocar y otras tan altas como inalcanzables, nubes que dejan ese olor tan particular a tierra mojada después de descargar.

La mayor parte del tiempo, como es de suponer, las miro desde abajo, y otras, las menos, desde arriba, mirando a través de la ventanilla de un avión, esas veces parece que pudieras bajar y darte un paseo sobre ellas.

En fin, voy a bajarme de mi nube, y enseñaros las que fotografié el otro día.

 

nubes y xatos-22

nubes y xatos-19

nubes y xatos-5

nubes y xatos-3

nubes y xatos-2

nubes y xatos-1

El huerto está en marcha.

Después de, más o menos, una semana el huerto comienza a tomar forma. Han sido unos días muy intensos, trabajo duro y dedicación y en breve, espero, recogeremos los frutos de nuestro trabajo.

ImagenHace dos días.

ImagenAyer.

ImagenHoy.

Los primeros signos de vida, los pepinos que plantó Mia hace una semana, están empezando a brotar, hoy cuando los hemos visto nos hemos alegrado un montón, merece la pena el esfuerzo.

Imagen

 

Y, como todos los días, nuestras vecinas estaban de visita en el prado de al lado.

Vacas-6

Esperamos ansiosos a que broten el resto de semillas que hemos plantado, os lo contaré todo en próximas entradas.

El huerto va cambiando. Trädgården förändras.

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, lo que empezó siendo un pedazo de tierra sin más ahora va tomando la forma de un huerto de verdad. No es el mejor huerto del mundo, Mia y yo lo sabemos, ella tiene experiencia y conocimiento, yo, de momento, sólo soy bueno con la pala, pero aprendo rápido y estoy impaciente por ver como empiezan a surgir todo lo plantado. Además podemos sentarnos y tomar el fresco en este rinconcito que hemos habilitado, dentro de poco tendremos una barbacoa y las tardes de verano serán deliciosas.

ImagenImagenImagen

 

Hoy, como todos los días, hemos recibido la visita de nuestras vecinas.

ImagenImagen

Vecinos de parcela. Kolonilott grannar.

Bueno vecinos, lo que se dice vecinos no son… se pasean cada tarde entre las 18:00 y las 20:00 por un prado que hay enfrente y están a lo suyo, a rumiar y los peques a retozar y a mamar, es una imagen peculiar que me gusta ver porque me recuerda a Asturias. Siempre me ha gustado Asturias, y, casualidad, Suecia, salvando las distancias, se parece a Asturias. Así que, estos días, entre palada y palada, me entretengo mirando a las vacas y a los terneros.

 

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

 

Y mientras tanto el huerto va cambiando de aspecto, así estaba ayer. Preparando la tierra para plantar.

Imagen

 

Y así estaba hoy, hemos plantado pepinos (gurka) a la derecha, y preparando la zona de la izquierda para espinacas (spenat) y zanahorias (morötter) y en el invernadero, lo arreglé un poco ayer, Mia ha plantado berenjena ( aubergine) y calabacín (zuccini).

Imagen

 

Mola esto de trabajar la tierra, os iré enseñando los progresos.

 

Un ratillo en el huerto (kolonilott).

Hoy, después de cocinar un par de bizcochos,Imagen

 

Mia y yo nos hemos acercado  a trabajar un ratillo a la parcela, hemos estado tres horas y se me han pasado volando, que cansado estoy pero que cansancio más agradable sabiendo que trabajo para nosotros.

ImagenImagen

 

Qué orgulloso me siento, es la primera vez que trabajo la tierra y ha sido una experiencia agradable, me he sentido, de alguna manera, conectado con la naturaleza y lo que recojamos después del esfuerzo merecerá la pena.

Amapolas. Vallmo.

Están secas y descoloridas pero aún así transmiten su belleza.

ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

 

Fotografiando estas amapolas he perdido la noción del tiempo, no sé cuanto he estado contemplándolas desde uno y otro ángulo, no sólo buscando la foto que me gustara sino fascinándome con su belleza, no tienen color, no tienen aroma y, sin embargo, son hermosas.