Boquerones, fritos y en vinagre.

Yo siempre estoy dispuesto a probar todo tipo de comida, como de todo, casi todo me gusta y por eso es por lo que no añoro demasiado la cocina española (además en cuanto tengo ocasión preparo algo típico para que lo prueben por aquí). Para algunas personas emigrar a otro país y no poder comer lo mismo que en el de procedencia o no encontrar los mismos ingredientes puede ocasionar algo de tristeza, no es mi caso, a mi me encanta descubrir cosas nuevas, aunque tengo que admitir que en mi memoria reposan muchos sabores y texturas, de platos cocinados por mi madre que he comido desde que tengo edad para ingerir alimento sólido, que cuando pruebo de nuevo después de un tiempo sin haberlos probado hacen que a través de la comida un torrente de recuerdos inunden mi cabeza.

Esto me pasó el fin de semana pasado, cuando preparamos en casa pescado, Mia a su manera (swedish way) y yo a la mía (spanish way). Tengo que decir que el pescado me lo dio uno de los amigos que he hecho en el curso de sueco para inmigrantes, Emrah es un joven turco la mar de simpático y buena gente y el fue el que pescó y me regaló los peces que luego disfrutamos Mia y yo comiendo.

“Strömming” es el nombre del pescado, son arenques pequeños y cuando los vi pensé que eran boquerones, os podéis imaginar la alegría que me invadió, ¡boquerones!

Como mi amigo nos dio un montón Mia y yo acordamos que cada uno prepararía unos pocos al estilo de su país, ella los iba a hacer rebozados en harina y fritos (steker strömming), si yo también lo pensé, aquí, en Suecia, ¿son típicos los boquerones fritos? Pues sí aunque aquí la fríen en mantequilla.

Mi amigo me los dio limpios y congelados, así que después de descongelados Mia los abrió a la mitad y les quitó la espina, enharinados y fritos esta es la pinta que tenían.

image

image

image

Nada más probarlos mi memoria gastronómica reconoció ese sabor tan rico a boquerones fritos, aunque no fueran exactamente boquerones y estuvieran fritos en mantequilla, que delicia, a mí no me deis comida “gourmet” de esa, a mi dadme cosas sencillas pero ricas, llenas de sabor y de recuerdos.

Mi preparación del pescado fue diferente, Mia ya había elegido, y había cogido, sorprendentemente, mi opción. Así que no me quedó otra que preparar boquerones en vinagre, otro de mis platos favoritos. Nunca antes los había preparado, muchas veces los había comido y estaba deseoso de probarlos y de comparar el sabor de los que yo había preparado y el sabor que guardaba en mi memoria.

Gracias a internet encontré varias recetas rápidamente y me puse manos a la obra.

Cuando reposaron suficiente llegó la hora de la verdad, era el momento de probar y comprobar que sabían a algo parecido a lo que yo recordaba… Y así fue, casi, el sabor del recuerdo y el de “mis” boquerones en vinagre EA muy parecido.

Muy contento, porque además a Mia también le gustaron, ella nunca los había probado así, los dos seguimos aumentando nuestra memoria gastronómica, incorporando nuevos sabores cada vez que podemos.

La pinta no es mala y os aseguro que el sabor, sin ser los mejores que he probado, era muy aceptable.

image

image

image

Otra receta más que, sin duda, volveré a hacer en otras ocasiones, seguiré compartiendo platos de cocina española y seguiré probando platos de cocina sueca.

Gracias a mi madre y a mi hermano Manolo, ellos son los que me han enseñado a apreciar los sabores y la comida en la forma que lo hago, disfrutando de todo, mi madre en la cocina clásica y mi hermano en la moderna, con ambos  siempre es un placer sentarse a la mesa.

Más pan.

Pan. Sencillo y rico. En cualquiera de sus versiones me gusta, a saber, pan sólo, pan con chocolate, pan con tomate y aceite, bocata, sandwich, empanada, pizza, calzone… Y mi favorita, de la tierra de mis antepasados, Asturias, pan de hogaza y, por supuesto, el bollo preñao.

El pasado domingo inspirado por un programa de cocina sueco, hay multitud de programas de cocina aquí, preparé una especie de empanada-bocata-pizza, no me acuerdo del nombre, que en la tele tenía muy buena pinta.

Mezclamos los ingredientes, harina, agua, levadura y una pizca de sal, y dejamos reposar hasta que la masa engorde, lo de siempre. A continuación y usando el rodillo formamos una lamina cuadrada de alrededor de medio centímetro, untamos con salsa de tomate, colocamos fiambre, en este caso pavo, y acabamos con queso.

image

image

Una vez terminado con mucho cuidado enrollamos la masa.

image

Antes de colocar en el horno, le damos forma de trenza, pintamos con huevo, para que al añadir las semillas, de sésamo esta vez, se queden en la superficie de la masa y además cuando se halla cocido queda la corteza mas suave.

image

Esta vez, por ser la primera, fui poco cuidadoso al darle forma y la masa se abrió un poco, para la próxima lo tendré en cuenta.

Mientras se cocía hice lo mismo con masa que me había sobrado, esta vez en vez de forma de trenza lo corté en forma de rollitos de pizza como podéis ver a continuación.

image

Pintamos con huevo y al horno, en los rollitos no puse semillas.

Al acabar la cocción este fue el resultado.

image

Como os comenté anteriormente un pelín de brusquedad al crear la trenza provocó que se abriera y se saliera un poco del relleno, solo afectó al aspecto visual porque de sabor estaba muy buena.

image

image

image

Quizás le falte un poco de relleno. Tuve que optar por hacer los rollitos de pizza porque esta vez puse un exceso de relleno y no podía hacer una trenza, estos tienen mejor pinta y al tener más relleno están mas sabrosos.

image

image

Como nos gusta hacer fotos además de comer, Mia y yo nos hicimos unos retratos con el resultado de nuestro trabajo. Las siguientes fotos prueban que disfrutamos de lo que hacemos, aunque yo prefiero cocinar antes que posar.

image

image

image

Ante todo mucho humor, hay que pasarlo bien mientras se trabaja.

Mucho calor.

Llevamos un par de semanas con una ola de calor que parece que remite hoy, lleva lloviendo todo el día, y es extraño que por aquí a estas alturas del verano haga tanto calor, lo de la lluvia es mas habitual, como además hay mucha humedad en el ambiente se hace difícil salir de casa en las horas centrales del día y es por eso que me he dedicado a amasar pan, que no es bueno para aplacar el calor pero está muy rico, y a hacer fotos de bodegones.

Espero que os gusten las fotos, el pan ya os digo yo que estaba muy rico, ya me contaréis.

image

image

Tarta de manzana y sushi.

El fin de semana pasado vino a casa Kristofer, el mediano de Mia, y juntos prepararon sushi, maki rolls de pepino, aguacate y palitos de cangrejo.

Como preparar sushi es muy complicado se ayudaron de una maquina (no es lo mas ortodoxo pero funciona) que es básicamente un cilindro, lo abrimos y rellenamos ambas mitades con el arroz y el resto de ingredientes, a continuación cerramos el cilindro y presionamos con un émbolo hasta que salga todo el rollo de arroz que se coloca sobre una lamina de algas, enrollamos con la ayuda de una estera y añadimos un poco de agua en el extremo de la capa de algas para que quede pegada uno se abra, a continuación cortamos en piezas y… A comer con salsa de soja y wasabi.

Esta vez no preparé la comida pero hice unas cuantas fotos del proceso.

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Y para acompañar el té que nos tomamos después del sushi, esa mañana preparé una tarta de manzana, encontré una receta de Eva Arguiñano en la web hogarutil.com, para ser la primera vez no quedó mal.

image

image

image

Mediterráneo.

Es el título de mi última foto, un bodegón en el que se unen dos de mis actividades favoritas, la fotografía y la cocina.

El otro día preparé pan en casa, me gusta mucho hacer el pan en casa y de vez en cuando me pongo a ello y tenemos pan casero para unos días. El pan del otro día me gustó como quedó y compuse un bodegón e hice una fotografía, en el bodegón están una de las combinaciones que más me gustan en cuanto a comida, pan, aceite de oliva, tomate y sal, simple y delicioso.

Espero que os guste.

image

A propósito de una petición.

Mi hermano Manolo me pidió el otro día que le mostrara las fotos que he estado haciendo últimamente, en esta entrada os enseñaré las fotos que hice de mi amiga Emma y su “green bean” (“alubia verde”) que es como llama a su moto deportiva japonesa.

 

Así que hace unas semanas quedamos y ella se acercó hasta Kallhäll para la sesión de fotos, lo pasamos genial y este es el resultado.